¿Puede una persona tener mareos 10 años después de una cirugía de cuello?

discectomía cervical anterior

¿Y si le dijera que 7 de cada 10 de sus pacientes que tuvieron una discectomía cervical anterior (ACDF) tuvieron mareos ocasionales o diarios y/o inestabilidad 10 años después?

Uno de los mayores argumentos en contra de los mareos de origen cervical (es decir, los mareos cervicogénicos) es una falta de acuerdo entre los profesionales del cuello sobre la causa que ocasiona los síntomas.

Sin embargo, estamos viendo que en los últimos años han aparecido cada vez más pruebas en la literatura que muestran correlaciones entre los trastornos del cuello y el equilibrio/mareo.

A principios de 2019, Anna Hermansen y su equipo, realizaron un estudio transversal con un seguimiento de 10 a 13 años utilizando datos sobre mareos y problemas de equilibrio en pacientes que previamente recibieron una discectomía cervical anterior.  Esto es lo que los autores encontraron:

Aspectos destacados

  • El dolor se asoció significativamente con los mareos, pero no con el equilibrio.
  • La calidad de vida relacionada con la salud se correlacionó con los síntomas.
  • El setenta y dos por ciento experimentó síntomas ocasionales o diarios de inestabilidad y/o mareos.
  • Hubo una correlación moderada con el mareo durante el movimiento y los problemas de equilibrio.
  • Los síntomas de mareo o problemas de equilibrio de los pacientes tuvieron un impacto en la vida diaria.
  • Veintiún (31%) individuos tenían una discapacidad moderada y seis (9%) una discapacidad severa.
  • El mareo fue descrito por 12 individuos como no rotatorio, una vaga sensación de malestar, una sensación de mareo o desequilibrio/instabilidad postural.

 

El dolor de cuello, la reducción de la resistencia cuello-músculo y la reducción de la amplitud de movimiento del cuello (movilidad) son deficiencias que se observan en los pacientes después de la (ACDF).  Por lo tanto, no es sorprendente ver este tipo de resultados.  Lo que sí es sorprendente,  es el porcentaje (72%) de pacientes que siguen experimentando este tipo de síntomas una década después.

 

Otras consideraciones

Estos datos confirman que este tipo de síntomas pueden tener un origen en la columna cervical, lo que da a entender que esta área pudiera ser la culpable.

Si eres un paciente en rehabilitación debido a una discectomía cervical anterior u otra cirugía cervical, es pertinente continuar tratando el dolor pero también examinar el equilibrio y las alteraciones sensoriales y motoras.  Es recomendable, que nosotros, como profesionales de la rehabilitación, abordemos estos problemas en una etapa temprana de la rehabilitación e incluso tengamos una conversación con el paciente sobre los posibles síntomas futuros de inestabilidad/mareo.  Definitivamente, esto podría llevar a que el paciente pueda recibir tratamiento en el futuro y, si se lo trata adecuadamente, mejorar la calidad de vida en general.

Puedes intentar aprender más sobre el proceso de detección y tratamiento de los mareos cervicogénicos. Conocer mas sobre la enfermedad ayuda a tomar conciencia de la necesidad de tratarla. Obviamente, nos tienes a nosotros para consultar cualquier duda sobre los tratamientos que se puedan necesitar. También, el especialista médico que te trate podrá hablarme y aconsejarte debidamente sobre todos los aspectos de dicha operación, su tratamiento y rehabilitación.

Es nuestra intención añadir a este blog toda la información posible sobre todos los temas relacionados con la salud y dolencias que solemos tratar. No dudes en pasar por aquí de vez en cuando.

Hemos hecho una pausa, pero no nos olvidamos de ti.

En casa también hay accidentes y tirones.
Estos días te atenderemos por teléfono de forma gratuita.

Llámanos al 646211693 (Llamadas y Whatsapp)
Desde Fisioconde: ¡Quédate en casa!

AVISO IMPORTANTE

Hemos hecho una pausa, pero no nos olvidamos de ti.

En casa también hay accidentes y tirones. Estos días te atenderemos por teléfono de forma gratuita.

Llámanos al 646211693 (Llamadas y Whatsapp) Desde Fisioconde: ¡Quédate en casa!