Home » La Clinica


Clínica de Fisioterapia y Podología FisioConde

Todo empezó con la idea de crear una clínica de fisioterapia diferente. De alejarnos del pladur, de los materiales fríos, de las ganas de que exista un lugar en el que sentirse mejor simplemente con estar allí, pero sin olvidarnos de lo más importante. La SALUD con mayúsculas.

Así que nos pusimos a ello. La salud la marca por un lado la ciencia, con su aparatología y aplicaciones técnicas y por el otro, la herramienta más antigua que nos dio la evolución y que no es ni más ni menos que la destreza de nuestras manos

Y es que ya hace casi treinta años, un profesor nos dijo en el colegio que cuando fuéramos mayores pocos de nosotros podríamos ya trabajar con las manos. Lo harían todo máquinas.

Pero yo quería trabajar con las manos y desde niño, me había intrigado el trabajo de escultores, alfareros… ¿Cómo podía ser que desde un trozo de barro sacaran de él una figura humana?

 

Todos nosotros podríamos también hacerlo si aprendemos las diferentes texturas del barro, aprendiendo sólo con tocar, si está demasiado húmedo o seco, si tiene impurezas y la temperatura de cocción es la adecuada.

Y así, son también la fisioterapia y la podología

 

 

Después de todo un arsenal de casualidades, encontramos un lugar en el que sospechábamos, escondía un secreto detrás de sus paredes.

Y debajo del hormigón del suelo aparecieron las losas, y detrás del ladrillo aparecieron los sillares medievales y las marcas de los canteros prisioneros del olvido y privados de la luz, quién sabe cuántos años.
Con todo ese acervo de símbolos, de energía, de mimo, de trabajo, y de ganas de demostrarnos a nosotros mismos que podemos ser los dueños de nuestros sueños, nace FisioConde. Una clínica de fisioterapia dentro de un Palacio, mandado construir en el año 1.315 por Pedro Suárez de Quiñones y su esposa Juana González de Bazán, y que ha sido testigo desde entonces de intrigas palaciegas, de secretos de estado, de amores, de desencuentros, de conspiraciones y de leyendas.

Hoy, reconvertido en Clínica de Fisioterapia y de Podología, y declarado Monumento Histórico, el Palacio te espera…

“Las cosas no pasan por algo, hay que hacer que las cosas pasen” (John Fitzgerald Kennedy).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies